JORNADA DE LUCHA: No podemos entonces aceptar el presentismo y la productividad

Compartir

El pasado 24 de mayo, se llevaron adelante distintas actividades, paros, movilizaciones y asambleas en el marco de la jornada nacional de lucha propuesta por ATE.

 

Rodeado de estatales y banderas, Oscar De Isasi enfatizó: “Los trabajadores del Estado no estamos dispuestos a asumir pacíficamente que consoliden la pérdida del poder adquisitivo que tuvimos en el 2015 y en el 2016. Rechazamos el salario mínimo que pone a los compañeros por debajo de la línea de pobreza”.

En este mismo sentido, respaldó el reclamo de ATE Nacional “que no sólo rechaza el presentismo y la productividad, sino que además lo repudia”.

“Nosotros decimos y estamos convencidos de que somos nosotros, los trabajadores del Estado, los que sostenemos las prestaciones incluso cuando se vacían las políticas de gobierno. Asumir la productividad es asumir que no producimos lo que debemos. Aquel que firma el presentismo y la productividad está asumiendo que el problema somos los trabajadores. Los que firman quedaran enfrente de todos los trabajadores que cada día ponemos el pecho para sostener la prestación para nuestra población a pesar de los gobiernos”.

“Son los auxiliares de Educación que incluso sin elementos limpian las escuelas de todo el país, los mismos que muchas veces sin insumos, hacen malabares para darle de comer a los pibes. Son los enfermeros y los profesionales de la Salud, y pese al desabastecimiento, quienes atienden a los que se acercan al hospital público. Son los trabajadores de Niñez quienes todos los días acarician a los pibes y a sus familias, para que haya futuro para la niñez. Son los docentes los que están frente a 80 u 90 pibes, y tiene que bancar la problemática social resultado de un Estado ausente”.

“No podemos entonces aceptar el presentismo y la productividad, porque los estatales no somos el problema, sino que somos los que ponemos el cuerpo todos los días para que las cosas salgan adelante. El problema es que el Estado no funcione en torno a las mayorías populares. Y el responsable es el gobierno nacional y los gobiernos provinciales, que priorizan moldear el Estado al servicio de los grupos concentrados”.