Vacunación antigripal y neumococo

Acercate y vacunate de manera gratuita en vacunatorios, hospitales y centros de salud públicos de todo el país.

Antigripal

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año.

Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de contraer la enfermedad, y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas pueden tener graves complicaciones que pongan en riesgo sus vidas.

El Calendario Nacional de Vacunación incluye la vacuna antigripal anual para los grupos con mayor riesgo, y está disponible de manera gratuita en vacunatorios, hospitales y centros de salud públicos de todo el país.

¿Cuáles son los grupos con mayor riesgo?

Los grupos de riesgo que presentan indicación de recibir la vacuna antigripal incluyen:

  • Embarazadas. Deben aplicársela en cualquier trimestre de la gestación. La vacuna protege tanto a la madre como al bebé (a través del pasaje de anticuerpos por la placenta). En caso de no haberla recibido durante el embarazo, la madre debe vacunarse dentro de los 10 días posteriores al parto.
  • Niños y niñas de 6 a 24 meses. Deben recibir 2 dosis, separadas por al menos 4 semanas si no hubiera recibido anteriormente dos dosis de vacuna antigripal. Los que recibieron al menos dos dosis de vacuna antigripal anteriormente, deberán recibir solo una dosis.
  • Personas de 2 años a 64 años que presenten ciertas condiciones, como obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, entre otros. Para recibir la vacuna gratuita, deben presentar orden médica.
  • Adultos mayores de 65 años.
  • Personal de salud.

Neumococo

El neumococo es una bacteria que puede producir enfermedades graves como neumonía y meningitis.

Para prevenirlas, las personas con mayor riesgo de padecerlas deben asegurarse de recibir la vacuna:

  • Niños y niñas: a los 2, 4 y 12 meses de vida. Los que no completen ese esquema de tres vacunaciones, deben hacerlo antes de los 5 años.
  • Niños y adultos con enfermedades inmunológicas o crónicas que pertenecen a los grupos de riesgo (diabetes, tabaquismo, enfermedad respiratoria, cardíaca, VIH, etc.) tienen que recibir esta vacuna.
  • Adultos mayores de 65 años: esquema secuencial de dos vacunas.

¿Cuáles son los síntomas?

En el caso de  neumonía, pueden ser fiebre, tos y dolor en tórax o pecho. En el caso de  meningitis, pueden ser fiebre, vómitos, irritabilidad y cefalea. La meningitis puede dejar secuelas auditivas y neurológicas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*